martes, 25 de abril de 2017

Despilfarro de Alimentos

Restos de comida en la basura, producto de una inadecuada planificación, se compra demás, se sobredimensiona, o bien se subutiliza, terminando a formar parte de los RSU, residuos sólidos urbanos, algo sucede que estamos desperdiciando insumos valiosos.
Es cosa de mirar los tachos de desperdicios a menor y mayor escala, desde domicilios, supermercados, patios de comida, restaurantes de mayor o menor categoría.
Se desecha a diario una considerable masa de alimentos, que podría verse como materia orgánica para quienes hacen compostaje o lombricultura y no la aprovechan.
Algunos son alimentos que aún no han caducado – hasta vegetales y hortalizas, las cuales podrían tener otro uso o bien, algún destino que sea mejor aprovechado, existen interesantes iniciativas en otros países para evitar su eliminación, ya sea para la creación de comedores comunitarios o bien disponerlos en las calles en refrigeradores para que quien lo necesite pueda sacarlo y comérselo.
Desconozco sinceramente si esto último funcionaría en nuestro país, pues dejar todo tan libremente en la calle quizás termine siendo ingerido por los perros asilvestrados o vaya dar de una forma u otra al camión de recolección de RSU o basura. O bien se pierda con los señores de lo ajeno.
Una u otra mirada permite evidenciar que algo no está bien, no debiese eliminarse, descartarse o botarse los nutrientes que necesitamos para el día a día, nos sobra la comida, está nuestro país bien alimentado (¿?), gran parte de los vegetales forman parte de lo que va directamente al papelero. Y si vemos las cifras… Chile está en el 6° lugar mundial en obesidad infantil y en el primer puesto en América Latina (INTA, 2016). Quizás sea una excelente idea usar bien nuestros escasos recursos y fomentar que se empleen adecuadamente, tal y como se anhela que colaborativamente avancemos en el bienestar compartido... en el bien ser.


Eva Soto Acevedo
Vicepresidenta Consejo Zonal Valparaíso
Colegio de Ingenieros de Chile A.G.
@evasotoa

jueves, 2 de febrero de 2017

Mercado Inmobiliario 2017

Las expectativas del mercado inmobiliario para 2017 no son las más auspiciosas, pues el mercado se ha alineado con el resto de la economía. Lo complejo de este escenario económico es que mientras no haya certezas, en especial en el empleo, se ve difícil que cambie mayormente la tendencia que se vio en el último trimestre de 2016. La percepción de la gente respecto de su estabilidad laboral es uno de los drivers más importantes de la compra inmobiliaria.
La principal conclusión que se extrae de este cuadro es que el mercado de propiedades usadas tomará mayor relevancia. Por un lado, la demanda por arriendos aumentará, hecho que hemos detectado en Zoominmobiliario.com, y por otro, la oferta de venta de propiedades usadas va en aumento. Para lo segundo no se requiere acceso a estadísticas especializadas, basta con recorrer las distintas comunas tanto de Santiago como de regiones para verlo.
Si bien con esta desaceleración se podrían esperar bajas en los precios de viviendas nuevas, existen presiones que al menos debiesen evitar cambios relevantes. Varias regulaciones han estado entrando en efecto que encarecen el costo de construcción y el precio final. Algunas de estas corresponden a cambios de normas que afectan la forma de trabajar de las constructoras (en el caso de las ITO) o la especificación de cada proyecto. Se comenzarán a realizar nuevas exigencias de mitigación y por el lado del precio, se terminará definitivamente la exención del IVA.
Como si esto no fuera suficiente, en comunas relevantes de la Región Metropolitana se han congelado los planos reguladores, poniendo trabas al desarrollo de nuevos proyectos. La pregunta que debiésemos hacernos entonces es: Si no se puede densificar en los barrios consolidados, que tienen buen acceso a servicios básicos, transporte y comercio ¿Dónde?

Mariano Berazaluce Schmidt
Ingeniero Civil Industrial
Consejero Especialidad Industrial



miércoles, 1 de febrero de 2017

La Gestión de Riesgos en la Empresa Moderna Norma ISO-31.000, el camino a una gerencia de riesgos eficaz

Hoy en día, la gestión integral del riesgo es un imperativo para cualquier empresa que planifica sobrevivir y triunfar en un mundo  interconectado y  en constante cambio.
Una Gerencia de Riesgos o Administración de Riesgos (conocida también como “Risk Management” a nivel internacional), debe estar integrada con la estrategia general de la empresa, pues es un pilar clave para la protección, sostenibilidad, competitividad y productividad de las organizaciones: ayuda a manejar la volatilidad frente al cumplimiento de objetivos; agrega valor al proteger la imagen, reputación, personas, activos, balances y procesos de una organización; y enfrenta la incertidumbre de un mundo cada vez más complejo.
En línea con lo anterior, las juntas directivas de las empresas, las agencias calificadoras de crédito o de riesgo y los entes reguladores, son algunos de los factores facilitadores que impulsan el desarrollo de la gestión de riesgos. La aplicación de un modelo eficiente en esta materia contribuye decisivamente a la toma de decisiones estratégicas: desde financieras (asignación de recursos de capital), a operativas (aumento de la eficiencia), o de gobernanza y cumplimiento normativo. La gestión integral de los riesgos es así una herramienta fundamental en la que confluyen lo estratégico y lo operacional, y que permite actuar de manera proactiva al contar con los elementos necesarios para una toma de decisiones informada.
Los referentes internacionales en esta materia han respondido a través de la definición de estándares y normas, cuyo objetivo es disminuir esa incertidumbre en diferentes aspectos de interés. Entre otros estándares y normas, se encuentran el Índice de Sostenibilidad del Dow Jones, la guía ISO 31.000, y el estándar de continuidad de negocio ISO 22.301; por destacar entre  los más reconocidos.
Los interlocutores de la gestión de riesgos dentro de las empresas corresponden a los integrantes de Juntas Directivas, Presidentes, Vicepresidentes, Gerentes Generales,  Directores Financieros, Gerentes de Riesgos, Contralorías, y demás profesionales de Asesoría, quienes tienen dentro de sus responsabilidades liderar la gestión de riesgos y que están comprometidos con la mejora continua de la organización.
Este artículo aporta orientaciones sobre los retos que enfrenta la gestión de riesgos en las organizaciones tanto en nuestro país como a nivel latinoamericano, identificando cómo acercarse a las mejores prácticas en la gestión de riesgos.

LA GESTION DE RIESGOS BAJO LA NORMA ISO 31000.
Todas las actividades de una organización están sometidas de forma permanente a una serie de amenazas, lo cual las hace vulnerables, comprometiendo su estabilidad y continuidad del negocio: accidentes y enfermedades profesionales de los trabajadores, incendios, pérdidas de beneficios, catástrofes naturales, vulnerabilidad y ataques a los sistemas de información, entre otros
La gerencia de riesgos precisa una visión global de todos los aspectos de la empresa y, en este sentido, la Norma ISO 31.000 ofrece las directrices y principios para gestionar el riesgo de las organizaciones de un modo integral.
Esta norma fue publicada en noviembre de 2009 por la Organización Internacional de Normalización (ISO). Su objetivo principal es que las organizaciones de todos los tipos y tamaños puedan gestionar los riesgos en la empresa de forma efectiva, por lo que recomienda que las organizaciones desarrollen, implanten y mejoren continuamente un marco de trabajo cuyo objetivo es integrar el proceso de gestión de riesgos en cada una de sus actividades.
Como complemento a esta norma se ha desarrollado otro estándar: la ISO 31.010 “Gestión del riesgo. Técnicas de evaluación de riesgos”. Esta norma provee de una serie de técnicas para la identificación y evaluación de riesgos, tanto positivos como negativos.

LA GERENCIA DE RIESGOS Y SUS FASES
La gerencia de riesgos es un instrumento de gestión que permite llevar a cabo las recomendaciones de la norma ISO 31000 en el sentido de optimizar todos y cada uno de los recursos disponibles con tres objetivos: minimizar las consecuencias negativas de los riesgos; maximizar los aspectos positivos; y reducir las probabilidades de sufrir una incidencia.
La gerencia de riesgos tiene una función desarrollada dentro de la empresa, consistiendo en sí misma en la toma de decisiones, por parte del gerente de riesgos, en relación con las funciones de identificación, evaluación, análisis, tratamiento y control de riesgos y resultados. Esto debe realizarse teniendo en cuenta dentro de las mismas la planificación, organización, dirección y control, como funciones propias de cualquier proceso directivo.
La importancia de gestionar los riesgos, la optimización en su tratamiento financiero y su adecuada transferencia, es imprescindible para la empresa, tanto desde el punto de vista global, así como en cada una de sus Unidades Estratégicas de Negocio (UEN) para su evolución, supervivencia y creación de valor en todos los niveles de la organización.
En consecuencia, la gerencia de riesgos consiste, básicamente, en identificar los riegos en el ámbito de la empresa, así como analizarlos y evaluarlos. Este proceso (Proceso de gerencia de Riesgos) se divide en las siguientes fases:

       Definición de la política de gerencia de riesgos. Se debe poner un especial énfasis en la necesidad de un compromiso e involucración por parte de la alta dirección.
       Identificación y análisis de riesgos. Se debe crear un listado de posibles riesgos clasificados en función de su naturaleza, sujeto activo, actividad empresarial y posibles daños.
        Evaluación de los riesgos. Se valoran los riesgos según su probabilidad de ocurrencia (frecuencia) y el impacto que ocasionarían (intensidad).
       Control y reducción de riesgos. Se trata del conjunto de medidas orientadas a eliminar o reducir el impacto de los riesgos, empleando medidas de prevención, protección, control de calidad y planes de contingencia.
        Administración de recursos y asignación de funciones. Conjunto de recursos y medidas dirigidas a que la empresa se encuentre siempre en condiciones de afrontar cualquier riesgo que se le presente, incluyendo la asignación de funciones a todas las personas implicadas en su gestión.


Arturo Briso Inostroza
Ingeniero Civil Industrial
Presidente Consejo Zonal Maule


martes, 31 de enero de 2017

Aportando a ser más sustentables en 2017

Estamos claros que no cambiaremos el planeta instantáneamente, pero todo suma, y para ello abundan los consejos y tips.
Reflexiones Lo más simple es caminar o usar la bicicleta, y es justamente cuando lo hacemos que nos cuestionamos en qué condiciones están las ciclovías del país, no sólo en las ciudades destacadas por la prensa, sino también, podemos ser un peatón confiado y transitar libremente, dependiendo de donde estemos.
Tenemos la bolsa de las bolsas, usamos las de género o una de plástico hasta que no dé más, todo el retail ofrece opciones de bolsitas estampadas o bordadas o simplemente lisas sin imágenes que en algunos casos han resultado exitosase. Incluso se ha evaluado prohibir el uso del plástico y la adicción a las bolsas del mismo material.
También podemos ver el uso y abuso de las servilletas de papel: consideramos que sirven para todo, de uso rápido, higiénico y cómodo, pero quizás sea bueno volver a las clásicas de tela y darle un toque vintage al asunto.
Recomiendan beber 2 litros de agua al día: ¿cuánta de esa es de la llave? ¿O sólo consumimos embotellada? Efectivamente en algunas ciudades del país el agua está cargada al cloro (percepción) o tiene gusto a tierra”, pero no hay nada que un buen filtro para poner en el lavaplatos no resuelva.
Reciclar lo más que se pueda, con voluntad y dedicación, Comprendo que es difícil contar siempre con puntos limpios o verdes en nuestras comunas o bien, siempre está llenísimo el contenedor, pero se puede:, No sólo papeles, vidrio, cartones, botellas, tapitas. Lógicamente no todo tiene un rédito, pero si hay instituciones que les son muy útiles y ayudan probadamente a personas necesitadas.
Sería ideal poner en práctica todo esto. Es un cambio cultural que muchos ya tenemos internalizado, se puede, siempre se puede. Y lo que no se usa se atrofia, que salga el espíritu colaborativo por hacer un entorno más amigable, sin quedarnos en discursos vacíos y buenas intenciones.

Eva Soto Acevedo
Msc. Ingeniera Civil Bioquímica
Primera Vicepresidenta Consejo Zonal Valparaíso
Colegio de Ingenieros de Chile A.G.


El Proceso de Habilitación Profesional

El Proceso de Habilitación Profesional
Como indicamos en el artículo previo, los demandantes de los profesionales que egresan de  las instituciones  de formación superior, se pueden clasificar en tres grupos: Las instituciones y empresas del estado, las corporaciones y empresas de derecho privado y el trabajo de cuenta propia.
Los requisitos de selección de dichos profesionales dependen de demande los servicios y, sin lugar a dudas, todos contribuyen al choque de las fuerzas que buscan cerrar o abrir el espacio que existe entre el término del proceso de formación y el inicio del proceso de ejercicio profesional.

La preguntas causales que emergen son, ¿Se requiere y debiera existir un proceso de habilitación?,¿Por qué se produce?, ¿Debe existir un proceso para certificar que el profesional está preparado para ejercer la profesión? y, por último, ¿Quién debiera habilitarlos?.
Para iniciar el análisis y poder responder las preguntas antes expuestas, efectuaremos una evaluación de las fuerzas que contribuyen a reducir o ampliar el espacio entre las dos barreras claves en el proceso de desarrollo profesional: el título y la habilitación.
Básicamente, ambas fuerzas representan la interacción entre la oferta (instituciones de educación superior) y la demanda (mercado laboral), las cuales se han ido estructurando de acuerdo a la evolución de la historia de nuestro país y a las mejores prácticas que han tenido los países que tenemos como referentes.
Respecto de la historia, la literatura e internet nos entregan variados relatos sobre el origen de la universidades. Para efectos de este artículo sólo incorporaremos algunos aspectos claves, como que la Iglesia incentivó el amor por las letras y por las artes mediante las órdenes monásticas, siendo los monasterios benedictinos los que sobresalían en sus inicios.
Sus prácticas consistían en dedicación al trabajo manual y a la oración comunitaria, de las cuales participaban los hijos varones de la nobleza, de aldeanos y de artesanos que aspiraban a desarrollarse en la vida monástica. Una universidad se diferencia de una escuela medieval particular, porque la primera tenía una base de textos obligatorios que se utilizaban para enseñar, contaban con programas bien definidos que duraban una cierta cantidad de años y otorgaban grados.
Las primeras universidades surgieron a finales del siglo XII, destacando la Universidad de Bolonia en el año 1119, Universidad de Oxford el año 1167, Universidad de Cambridge el año 1209, Universidad de París el año 1212 y Universidad de Nápoles en el año 1224. Los antecedentes nos muestran que las universidades nacieron principalmente desde la Iglesia. En efecto, la Universidad de Santo Domingo, fundada por el Papa Paulo III el 28 de octubre de 1538, fue la primera en América. Le sucedieron la Universidad de San Marcos de Lima y la Universidad de México. A fines del siglo XIII se empieza a considerar a las ciencias de la naturaleza en la búsqueda de la verdad, excluyendo a la fe en este proceso.
Debemos destacar que el Conocimiento es el problema central que se analiza respecto de la universidad, pero ese conocimiento es estéril si no se conecta a las demandas de la sociedad donde se integran los profesionales que se egresan de ellas. Tomando en consideración a distintos autores, podemos concluir que en América la educación superior es un modelo de influencia, cuya colonización en las diversas regiones tuvo distintos alcances.
En Estados Unidos y Canadá fue una transferencia de un modelo de sociedad, en cambio en América Latina y el Caribe fue una transferencia hacia los tecnócratas de la época y en la parte hispana-portuguesa tuvo una función política y religiosa. Se desprende de lo anterior, que desde el punto de vista de la oferta de trabajo, en nuestro país interesa el potencial que tienen los titulados para insertarse en el mercado laboral y, claramente, las universidades están orientadas a ese proceso de aprendizaje para prepararlos en aquello.
Sin embargo, es predecible que los tecnócratas requieran individualizar el conocimiento para satisfacer sus necesidades específicas, lo que se verá traducido en infinitos diseños curriculares para las múltiples disciplinas que cada uno quiera satisfacer. Como consecuencia, aparecen instituciones de educación superior, que desean conectarnos con la sociedad del entrenamiento, más que conectarlos con la sociedad del conocimiento. Y en ese contexto, creemos que sería inadecuado llamarlas universidades, sabiendo que muchas están desconectadas del desarrollo del pensamiento, la plataforma tecnológica y el contexto nacional.
Nuestro siguiente análisis, se orientará a entender las palancas que gatillan la oferta de mallas curriculares, que mueve a los futuros egresados a incorporarse a esas instituciones y cómo se organiza nuestra sociedad para certificar que esos egresados están habilitados para incorporarse al mundo laboral.

Julio Villegas Carvajal
Presidente Consejo Zonal O´Higgins
Colegio de Ingenieros de Chile A.G.


lunes, 30 de enero de 2017

Preocupación en la Formación de Ingenieros Civiles Industriales

En los últimos años hemos visto un crecimiento sostenido de la matrícula en educación superior, donde en particular la carrera de Ingeniería Civil Industrial ha crecido casi exponencialmente en número de estudiantes y de titulados. Por ello, en estas líneas queremos manifestar nuestra preocupación, así como también ser parte de la discusión respecto del desarrollo y futuro de nuestra profesión.
Si bien el sistema de educación superior en nuestro país ha avanzado en los últimos 20 años, principalmente en cobertura, financiamiento y acceso, en el último tiempo la discusión se ha centrado casi únicamente en gratuidad, dejando en segundo plano la calidad de la formación y la pertinencia de la carrera, los cuales se ven reflejados en los siguientes puntos
Anualmente se titulan más de 4 mil ingenieros civiles industriales, cifra que desconocemos si obedece a una necesidad país o sólo a un tema comercial de las instituciones de educación superior, dada la demanda por estudiar esta carrera, así como también por la percepción de la buena renta obtenida en su ejercicio.
Una serie de programas regulares y de prosecución de estudios, de los cuales se desconoce su calidad y procesos formativos.
La falta de una definición de las competencias y contenidos mínimos que deben estar presentes en la formación de ngeniero civil industrial.
La falta de procesos o procedimientos de habilitación profesional y certificación de competencias, que sea independiente de los procesos de evaluación y titulación de las universidades.
Lo anterior, nos hace pensar que como comunidad de la Ingeniería Civil Industrial (asociaciones, profesores, estudiantes, contratantes, entre otros), debemos ser capaces de coordinar esfuerzos con el objeto de aportar en la generación de estándares que aseguren una formación de calidad a los futuros ingenieros civiles industriales.
Éste es un primer paso de coordinación entre el Consejo de Especialidad Industrial del Colegio de Ingenieros de Chile A.G., y la Asociación Chilena de Estudiantes de Ingeniería Industrial, al cual esperamos se sumen otros actores.



Bartolomé Rodillo Pérez
Presidente Consejo de Especialidad Industrial
Colegio de Ingenieros de Chile A.G.


Cristóbal Hermosilla Espinoza
Presidente Asociación Chilena de Estudiantes de Ingeniería Industrial (ACHEII)

viernes, 27 de enero de 2017

Liderazgo femenino y un poco de hechos históricos

El liderazgo femenino es un tema que en Chile, quizás, se puso en el tapete y con fuerza, en el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Sin embargo, con el pasar del tiempo, pareciera que adoptó la forma,  para algunos ideal, de un eslogan de campaña, una frase que se utiliza, con más frecuencia de la que se quisiera, en los discursos públicos, en los que la intención que se persigue es igualar al género femenino con el masculino. ¿es esto último el ideal?
Revisando algunos hechos tenemos:
Si nos remontamos a la historia de nuestro país, se han realizado dos avances significativos para la mujer, recalcando eso sí, que se trata sólo de dos hechos concretos. Uno de ellos, puntualiza, es el derecho a voto -en 1952- y, el segundo punto, es el post natal de seis meses. Es lo único que tenemos para mencionar, lo que me parece totalmente insuficiente.
 En mi opinión el camino pasa por cambiar la ideología que tienen detrás. Cambiar el discurso que es feminista y que es de la post guerra, está pasado de moda. Hoy día, el feminismo es anticuado y opera en contra de lo que las mujeres necesitamos y lo que se demanda es una incorporación del aporte del liderazgo femenino y no un feminismo que propicie la pugna de lucha entre sexos, donde tengo que pelearme con el señor de al lado, en vez de trabajar en equipo.
Dado lo anterior, es interesante buscar el significado de algunos términos en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: liderazgo. líder, liderato.
¿Es distinto el liderazgo según sea mujer u hombre quien lo ostente?
Veamos los Estereotipos
Si nos referimos a masculinidad podemos encontrar lógica, capacidad de análisis, determinación, fuerza, mente deductiva, comunicación directa, lenguaje verbal, control de las emociones, baja aversión al riesgo.
Ahora si nos referimos a femineidad encontramos sensibilidad, capacidad de reflexión, capacidad de escuchar, gran intuición, autocontrol, reflexiva, autoridad informal, comunicación simbólica.
RAE. Masculino 3ª acepción: varonil, enérgico
RAE. Femenino6ª acepción: débil, endeble
Si hablamos de  liderazgo femenino, se puede indicar que es un estilo más democrático, es decir, alientan la participación, comparten poder e información, fortalecen sentimientos de valía de sus seguidores, dirigen por medio de la inclusión, confían en su carisma, experiencia, contactos y habilidades en el trato personal.
Si hablamos de liderazgo masculino, podemos indicar que es un estilo más directivo, es decir, más proclives a un estilo directivo de mando y control, autoridad formal como base de su Influencia.
Aunque es preciso remarcar:
Liderazgo femenino ≠ liderazgo de mujeres
El primero es ejercido por mujeres u hombres, indistintamente
El segundo es empoderamiento de las mujeres y se puede definir como un proceso que habilita a una persona a ganar poder, autoridad e influencia sobre otras personas, las instituciones o la sociedad.
Ahora me gustaría referirme al Empoderamiento femenino
Se pueden indicar las siguientes capacidades: poder de decisión propio, acceso a la información y los recursos para tomar decisiones, posibilidad de escoger entre distintas opciones, habilidad para ejercer la asertividad en toma de decisiones colectivas, pensamiento positivo, habilidad para hacer cambios, habilidad para aprender y mejorar su propio poder personal o de grupo, habilidad para cambiar las percepciones por medios democráticos, mejorar la auto imagen y superar la estigmatización.
Se puede indicar como fundamental:
Conciliación y corresponsabilidad (Gestión del tiempo)
Refiriéndose a la historia existen cuatro modelos de liderazgo, estos son:
Modelo de asimilación: Es el modelo de la power woman de los ’80. Inspiración thatcherista – adopción de patrones de dirección asociados al estilo masculino de dirección, renunciando a buscar un perfil propio.
Modelo complementario: Este modelo sostiene que hombres y mujeres presentan estilos diferentes de liderazgo que se adecuan a circunstancias diferentes. Algunos autores hablan de un liderazgo andrógino que disminuye los impactos de género y conjuga los mejores rasgos de los estilos masculino y femenino.
Modelo de liderazgo femenino: Con cualidades intrínsecamente superiores al liderazgo masculino que dan mejores resultados en las organizaciones. Se estructura en oposición al modelo patriarcal vertical y prima la colaboración y el networking por encima de la jerarquía.
Modelo negacionista: Niega la existencia de un modelo de liderazgo femenino. Posiciones que consideran que la variabilidad de estilos y cualidades dentro de cada género es mayor que la variabilidad entre géneros.
Si nos referimos al líder actual, se ha estudiado que se requiere flexibilidad, capacidad para escuchar, apertura y flexibilidad ante el cambio, capacidad de negociación y de comunicación, sentido ético y carisma.
Lo que antes veíamos típico del liderazgo femenino
¿Entonces?
Podemos indicar que las mujeres accedemos con mayor dificultad a puestos de responsabilidad, así que su presencia en estos puestos es menor, por lo que estamos hablando desegregación vertical.
En mi opinión en el liderazgo del siglo XXI se requerirán con mayor frecuencia características o competencias comúnmente asociadas más a las mujeres que a los hombres. Según lo mencionado al principio de este artículo como liderazgo femenino y liderazgo masculino.
Ahora, si revisamos algo de estereotipos sociales en este tema podemos mencionar trabajos feminizados o masculinizados donde existe un difícil equilibrio entre la igualdad formal y la real
En conclusión, esto no se trata de feminismo o riñas sin razón alguna, o malos entendidos de cualquier tipo, sino de simplemente trabajo en equipo, donde tanto hombres como mujeres seamos un complemento de liderazgo, donde las mujeres integradas en la fuerza laboral podemos ayudar a mejorar la economía en cuanto al PIB de las empresas, y donde uno de los temas más relevantes, el poder contar con las facilidades de conciliar tanto la vida laboral como familiar, ya que también es relevante no perder de vista el que la tasa de reposición de fuerza laboral a nivel mundial es muy baja.Ppara el caso de Chile rodea el 1.9 %, siendo que la necesidad es de 2.4% y sin esto sólo seremos muchos adultos mayores sin nadie que pueda realizar el trabajo grueso necesario para toda economía.

Marcia Carrasco Rojas
Vicepresidenta Consejo Especialidad Industrial

Colegio de Ingenieros de Chile A.G.