miércoles, 5 de marzo de 2014

“Oferta y Demanda” o “Regulación” en la formación de Ingenieros



En abril de 2013, la Comisión de Educación del Colegio de Ingenieros de Chile A.G.,generó un documento público(VER AQUI ),en el cual indicaba su preocupación por el aumento sostenido en la matrícula de las carreras de Ingeniería, desconociéndose si dicho requerimiento se alineaba con las necesidades futuras del país de ingenieros, cito textual uno de sus párrafos:
“…En función de estos objetivos (como Asociación Gremial), deseamos manifestar nuestra preocupación por dos temas que consideramos importantes para el desarrollo de las carreras de ingeniería y del país. El primero es el gran y sostenido  crecimiento de la matrícula de Ingenieros Civiles e Ingenieros Comerciales durante la última década en las universidades nacionales. Es así como en el período 2000-2012 la matrícula total de estas carreras ha pasado de 45.294 a 100.232 alumnos (crecimiento de 121,3%), mientras que las matrículas de primer año, para igual período, ha crecido un 151%. Este tipo de crecimiento exige revisar los requerimientos futuros de ingenieros (cantidades y perfiles), en una o dos décadas más, que necesitará el desarrollo del país, ya que es una tasa muy alta, que no está respaldada por ninguna previsión de las demandas futuras del país...”
En otras palabras lo que se interpreta en el documento, es la falta de una vinculación, alineamiento y coordinación entre la cantidad de titulados actuales y futuras, con respecto a las necesidades de profesionales futuros para el desarrollo país (en específico el caso de los ingenieros), es decir:una política capaz de articular: el desarrollo de capital humano profesional de la ingeniería y de desarrollo económico productivo país.
Muy a título personal, creo importante que la autoridad pueda abordar esta situación desde dos visiones: la primera, sin duda correspondiente a la incapacidad de tener visiones y apuestas de largo plazo en el desarrollo país, es decir, tener la capacidad de avanzar con un proyecto más allá de los periodos presidenciales, de quinquenios o décadas; y la segunda, que de una vez y por todas debemos dar la discusión correspondiente para tomar una definición en las políticas de formación, en términos de: dejar a la oferta y la demanda, como los elementos capaces de regular la cantidad de profesionales (de la Ingeniería que actualmente se forman), o definitivamente intentar regularlos con el objeto de atender las demandas reales y efectivas para el desarrollo país en los años venideros.
En función del párrafo anterior, me atrevo a plantear que en esos puntos las Asociaciones Gremiales, y en mi caso, Nuestro Colegio de Ingenieros de Chile A.G., son las instituciones, que técnica y desinteresadamente, pueden abordar, orientar y aportar al país, mediante su visión en estas temáticas, en otras palabras, es un desafío para nosotros (como A.G.), ser parte de esta discusión en términos de lo que sucede con la formación de ingenieros y su aporte al desarrollo país.Ya que finalmente somos los únicos que vinculamos en nuestra actividad elementos que van desde la formación hasta el ejercicio de la profesión.
A este desafío, es importante agregar, que como Asociación Gremial, de forma permanente hemos apoyado y aportado a la construcción de la visión de futuro, en distintas áreas, proceso publicado en el Proyecto País, y por lo mismo hoy debemos ser capaces de ir un poco más allá en el cuidado de la profesión, participando y aportando en las definiciones de futuro, con respecto a las necesidades de ingenieros para el desarrollo futuro, y la formación de los mismos.

Mauro Grossi Pasche
Ingeniero Civil Industrial

martes, 4 de marzo de 2014

Nuevo Impuesto Específico a los Combustibles



Por un Impuesto Específico: Justo y Equitativo
Como cualquier persona, entiendo  que el uso de combustibles fósiles, principalmente en motores de combustión interna, genera externalidades negativas como la contaminación, y por ello creo necesario gravar su uso, como compensación a dichas externalidades, para quienes los usamos.
Pero lamentablemente el Impuesto Específico a los Combustibles (IEC, que corresponde a un gravamen) sólo lo paga aproximadamente el 20% del petróleo utilizado, ya que por ley están exentos de pagarlo usuarios como: navieras, forestales, líneas áreas y otros, que componen el 80% restante, es decir, prácticamente sólo lo pagan los vehículos terrestres motorizados.
Además el Impuesto Específico a los Combustibles, es absolutamente discriminador en su aplicación y costo, ya que tiene distintos valores, para las bencinas y el diésel, donde las primeras pagan el equivalente a 4 veces, lo que la segunda, en castellano: las bencinas están gravadas con 6 Unidades Tributarias mensuales, por metro cubico de combustible (6 UTM/m3), y en cambio el diésel con 1,5 UTM/m3.
Como si todo lo anterior fuera poco, el Impuesto Específico a los Combustibles, fue creado con el fin del desarrollo de infraestructura vial, la que hoy es concesionada, y debiéndose pagar un gravamen adicional, cada vez que ingresamos a una autopista, y al pasar bajo un pórtico escuchamos “PIP”, pero de desarrollo de calles y avenidas al interior de la ciudad, no se oye padre, y por ende es justo cuestionar el uso de los recursos correspondientes al cobro del Impuesto Específico a los Combustibles, ¿usted sabe en qué se usa esa plata…?, ¿será la caja chica de los gobiernos de turno…?, etc., etc., etc.
Por si usted no lo sabe el Impuesto Específico a los combustibles, recauda un poco más de 2.000 millones de dólares al año, sólo el 2012 fue US$ 2.344 millones, para hacer una comparación, dicha cifra equivale al 34% de lo que Codelco entrego al Fisco el año 2011, y al 50% de lo que entrego el 2010.
Finalmente tenemos un sistema de estabilización de precios de los combustibles (SIPCO), que a luces de los consumidores, al parecer no sirve de mucho, y adicionalmente no considera el tipo de cambio, para actuar (valor dólar), tanto así que en las últimas tres semanas no actuó, pero los precios de combustibles SI.
Dados los párrafos anteriores, los invito a trabajar por tres cosas que a mi juicio impactarían significativamente en el precio de los combustibles, mejorando la recaudación fiscal: la primera que corresponde a sincerar la realidad; la segunda que corresponde a democratizar el impuesto; y la tercera que corresponde a eliminar el carácter de discriminador del impuesto.
 
 1.- Sincerar la realidad: Asumir y comprender, que un país que importa prácticamente el 98% del petróleo  que consume, no puede tener un sistema de estabilización de precios que funcione, ya que no maneja las variables externas, y menos en un escenario de escasez del petróleo y sostenidas alzas en su precio, en conjunto con una política cambiaría libre como la de nuestro país.
Por otro lado de una vez y por todas sincerar el uso de los recursos por concepto de recaudación de impuesto específico a los combustibles, y de ser necesario, redefinirlo, pero muy transparente en su uso.
Propuesta en este punto es eliminar cualquier tipo de sistema o modelo de estabilización de los precios de los combustibles, y que parte de la recaudación vaya a I+D, para la disminución en el uso de combustibles fósiles y/o el desarrollo de alternativas más sustentables.
2.- Democratizar el Impuesto Específico a los Combustibles: todos quienes usamos (quemamos) el petróleo (diésel o bencinas), generamos en mayor o menor medida externalidades negativas al ambiente, pero sólo un 20% del petróleo consumido para Impuesto Específico a los Combustibles.
Propuesta es que todos los que lo usan petróleo (bencinas y diésel) deben pagar elImpuesto Específico a los Combustibles.
3.- Eliminar el carácter discriminador: Actualmente existen distintos valores para quienes usan bencina o diésel, 6 UTM/m3 y 1,5 UTM/m3, respectivamente, lo cual tiene un carácter absolutamente discriminador, y más aún cuando cada vez más marcas de autos tienen dentro de sus versiones modelos diésel, generando consumidores de primera y segunda categoría, ya que se les cobra un impuesto distinto.
Propuesta: un Impuesto Específico con el mismo valor para todos los consumidores por igual, el cual debería estar en el rango de 1,0 a 1,5 UTM/m3.

Mauro Grossi Pasche
2º Vicepresidente Comisión Educación

jueves, 10 de octubre de 2013

A las Candidatas y Candidatos a la Presidencia de la República

El Colegio de Ingenieros de Chile, consciente del papel preponderante que uno de ustedes asumirá como primera autoridad del país, desea plantear los siguientes temas y las soluciones que como Ingenieros proponemos.

Chile ha experimentado un crecimiento sostenido durante las pasadas tres décadas, como nunca había ocurrido en nuestra historia republicana. Basta señalar que el ingreso per-cápita se ha cuadruplicado en el período y las cuentas nacionales se han ordenado rigurosamente, de tal modo que hoy se cuenta con los recursos necesarios para aspirar alcanzar en el próximo quinquenio el nivel de país desarrollado. Subsisten sin embargo importantes deficiencias, como es la desigual distribución del ingreso, y han surgido nuevas demandas ciudadanas producto del nivel de desarrollo logrado, como son la calidad de la educación y de los servicios de salud, la seguridad personal y el acceso de nuevos sectores de la población a mejores bienes públicos. En una palabra, los chilenos aspiran a que el crecimiento nacional se traduzca pronto en una mejor calidad de vida de cada uno. Para lograrlo, nos parecen de especial relevancia los siguientes temas:

1.- Para superar los problemas actuales de alto costo potencial de la energía eléctrica en el país y las próximas dificultades de abastecimiento para los hogares y los centros de producción, es necesario tomar decisiones inmediatas para fomentar las inversiones y competencia en el sector, incluyendo los cambios regulatorios pertinentes. Es preciso facilitar el ingreso de nuevas empresas generadoras, bajando las barreras de entrada, mediante mecanismos tales como la licitación de suministro a empresas distribuidoras a largo plazo.

Se debe diversificar la matriz energética con energías renovables, conteniendo entre estas la hidroelectricidad de todos los tamaños, incluyendo la generación en Aysén, además de prepararnos efectivamente para el uso de energía nuclear en la próxima década. El fomento de la eficiencia energética debe, también, formar parte de las políticas nacionales.

Como complemento imprescindible es necesario fortalecer la seguridad y capacidad de los sistemas de transmisión, ampliando las subestaciones y construyendo oportunamente las nuevas líneas que se requieran.

2.- Las materias referidas a la calidad de la educación son una restricción determinante para llegar a constituir una sociedad equitativa y desarrollada. Las insuficiencias en la formación parvularia limitan las capacidades de aprendizaje en la educación media, lo que genera un esfuerzo adicional al sistema de educación superior, que afecta los contenidos y la duración de las carreras profesionales.

Por su grado de desarrollo, el país requerirá cada vez más de profesionales innovadores, de ingenieros y técnicos con una formación de excelencia y de buenos profesores en todas las áreas. Para ello, es preciso redestinar recursos para su formación. Actualmente el sistema de educación universitaria se inserta en un modelo de “Titulación” que habilita al profesional para ejercer toda su vida, situación que se contrapone con la tendencia mundial de certificación de competencias habilitantes en forma periódica, dada la velocidad del cambio en el conocimiento, la tecnología y la cultura. Esta situación debe ser seriamente evaluada para Chile.

3. Es necesario retomar cuanto antes el objetivo de superávit estructural en el presupuesto público, alterado a raíz del gran terremoto del 27 de febrero de 2010, para otorgar estabilidad en el largo plazo a la economía nacional. El país requiere de una situación fiscal sólida para hacer frente a amenazas sobrevinientes por crisis financieras externas o por catástrofes naturales internas y, especialmente, para avanzar sin retrocesos en el mejoramiento de la calidad de la educación en todos los niveles, fortalecer la infraestructura vial urbana y de hospitales, cárceles y aeroportuaria, a la vez que atender a mayores gastos en salud y atención de ancianos. Además, las desigualdades de ingreso en nuestra sociedad generan una demanda constante de recursos asistenciales. En períodos de buen crecimiento el superávit fiscal debiera ser mayor, mientras que en momentos de debilidad económica podría convertirse en un déficit transitorio, apuntando a un resultado de superávit en el promedio del ciclo. De este modo, la política fiscal contribuiría efectivamente a lograr un desarrollo sostenido a lo largo del tiempo.

4- La infraestructura en las ciudades no ha avanzado a la par con el crecimiento y los requerimientos de la población. Es urgente considerar que el desarrollo urbano tiende naturalmente a ser inorgánico y caótico, por lo que se debe abordar la planificación adecuada de las ciudades con políticas públicas coherentes y consecuentes con una política de estado sobre Planificación Urbana, conducente a mejorar la calidad de vida de las personas y tener en el mediano plazo ciudades sustentables. En especial, se deben corregir los problemas de segregación social que se presentan en la periferia de prácticamente todas las ciudades y las increíbles dificultades de tránsito que afectan a la mayoría se los centros urbanos a lo largo del país. Se deben asegurar condiciones de conectividad e interrelación con el entorno y generar programas que permitan la interconexión de espacios públicos de manera de facilitar el acceso de toda la población a buenos centros de salud, de educación, de servicios públicos y a parques y áreas verdes.

5.- La disponibilidad segura de agua dulce apropiada para la población y los procesos productivos constituye un elemento estratégico para el desarrollo social y económico futuro. En las cuencas del Rapel hasta el extremo norte del país los recursos de agua dulce -superficial y subterránea se encuentran prácticamente agotados, e igual ocurre con las situadas del Maule al norte en los períodos cada vez más frecuentes de sequía. Es así que las demandas futuras de agua en todas las cuencas del centro sur hasta el extremo norte de Chile deberán ser abastecidas mediante la optimización de los actuales usos y recursos, la reutilización de las aguas no consumidas, la construcción de embalses de regulación, recargas de acuíferos y desalinización de agua de mar.

Para planificar e implementar oportunamente estas acciones, resulta necesario y urgente modernizar la institucionalidad pública y privada y el Código de Aguas, para permitir una adecuada gobernabilidad de las cuencas, focalizando en la función pública las herramientas de planificación y tutela del agua como un bien público y en las entidades privadas la representación organizada de los usuarios.
* * * *
Los Ingenieros estimamos que atendidas las cinco materias señaladas, puede lograrse el deseado tránsito a país desarrollado en un plazo razonable, con beneficios claros para toda la población. Para ello comprometemos nuestros mejores esfuerzos y nos ponemos a disposición de las autoridades para colaborar en el logro de estas altas metas. Como testimonio de ello, ponemos desde ya a disposición de todas las candidaturas el Proyecto País elaborado por nuestro Colegio y actualizado periódicamente.

Fernando Agüero G.
PRESIDENTE CONSEJO NACIONAL
COLEGIO DE INGENIEROS DE CHILE A.G.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Registro Civil ¿Una Verdad Incómoda?



Parece increíble que a 10 años de la promulgación de la Ley 19.880 de Procedimientos Administrativos, aún estemos viendo masas de personas solicitando un certificado que acredite y de fe de un registro público.

Sería entendible que por procedimiento el sector privado exija documentos a sus clientes para entregar ciertos productos o servicios como una cuenta corriente, una tarjeta de crédito, vender un auto o educar a nuestros hijos.

Lo incomprensible es que después de un decenio, aún el Registro Civil siga con más de 21 millones de tramitaciones presenciales al año ¿quién resiste ese estrés? La sobrecarga es enorme. En promedio cada funcionario público tiene asociado 7.500 trámites al año ¿cuántos tiene el empleado de un banco? ¿2.000?¿3.000?

Considerando la población a 2003 y la proyección del INE para 2013, no ha cambiado el promedio nacional de 1.2 trámites por persona del Registro Civil ¿No se suponía que la Ley 19.880 simplificaría y modernizaría los trámites?

El desarrollo del país exige un Estado más ágil y oportuno. Es imperativo que nuestras autoridades se esmeren aún más por el cumplimiento de una Ley en la que todos los sabían que el beneficio era enorme. La discusión presupuestaria debería girar en torno al apoyo de iniciativas que aumenten el bienestar nacional. Y si ello se traduce en que el país deje de perder el tiempo haciendo filas ¡Bienvenido!

Cristian Ocaña
Presidente Consejo Especialidad Computación e Informática  
Colegio de Ingenieros de Chile

jueves, 12 de septiembre de 2013

Investigación y Desarrollo, Un activo que hay que proteger



El resultado de una investigación y desarrollo, muchas veces termina en un interesante producto o proceso, que bien vale la pena proteger, con la finalidad de evitar la copia de terceros, recuperar la inversión y rentabilizar el resultado obtenido. Las herramientas que existen para lograr lo antes mencionado, están contempladas en la ley de Propiedad Industrial (Ley 19.039 de 1991 y sus posteriores modificaciones). 

Esta ley regula el otorgamiento de marcas comerciales, patentes de invención, modelos de utilidad, diseños industriales y otros privilegios de carácter comercial e industrial.

Sin duda los privilegios industriales más valorados y poco usados en nuestro país, son la patente de invención y el modelo de utilidad, llamado también la patente menor. Del total de casos protegidos en Chile, no más del 10% son desarrollos chilenos, lo que demuestra el poco conocimiento sobre las ventajas de la protección que otorga la ley de Propiedad Industrial. 

Una empresa que desarrolla productos o procesos y aprovecha  el sistema de patentes, tiene una gran ventaja sobre aquellas que no protegen sus desarrollos. La patente es un derecho exclusivo que otorga el Estado para la protección de una invención. Este derecho exclusivo permite a su titular utilizar, explotar y comercializar su invención durante 20 años,  impidiendo que terceros la utilicen sin su autorización. Más aun, si el titular de la patente no la explota, puede vender o ceder sus derechos a un tercero bajo una licencia. Una patente, puede llegar a ser un activo generador de recursos muy valioso para una empresa. 

Es importante tener presente que las ideas no son patentables, solo se patentan las materializaciones de estas ideas, es decir cosas concretas, como productos, procesos o sistemas. Para que un invento sea meritorio de este monopolio que otorga el Estado mediante una patente, debe cumplir al menos tres condiciones, que sea “nuevo”,  esto es que no exista con anterioridad, que tenga “nivel inventivo”, es decir que no sea algo obvio y por último que tenga una “aplicación en la industria”.

Cuando una persona ha desarrollado un invento y quiere aprovechar las grandes ventajas que otorga el sistema de patentes, antes de iniciar el trámite de obtención de patentes, debe tener presente las tres condiciones antes mencionadas, pues estas serán analizadas por un perito del área técnica correspondiente, quién  recomendará al Estado si la invención es meritoria de una patente.

El trámite de una patente en Chile demora aproximadamente 3 años y este privilegio de carácter monopólico se otorga  por 20 años desde la fecha de la solicitud, un período de tiempo bastante amplio para lograr recuperar la inversión y explotar comercialmente la invención. 

Por lo tanto, usar las ventajas del sistema de patentes, otorga a las empresas una fuente de valor muy importante y  marca una diferencia. Lamentablemente, poco se usa en Chile, tal vez por desconocimiento.          

Felipe Langlois V.
Johansson & Langlois
Socio N°17204-9 - Colegio de Ingenieros de Chile